Google Analytics

miércoles, 1 de octubre de 2008

Un zapato colgado de un cable no alumbra nada

Shoefiti se llama esta nueva rara costumbre de colgar zapatos y zapatillas con los cordones anudados en el tendido eléctrico.

Este post responde a la tremenda curiosidad que ha despertado en mi primol tal moda chorra como esta.

Tampoco pretendo ir de erudito y docto en la materia pero como recordaba hace un tiempo haber leído en Internet algo sobre el tema, me he dicho: "márcate un mocarro y dile 4 bien frescas al Geral".

Casi obvio es que "Shoefiti" resulta ser la fusión de shoe (zapato en inglés) y grafitti (grafitti en inglés). El resultado sería algo así como decorar las calles con zapatos.

La costumbre de colgar zapatos de cables de tensión proviene de Estados Unidos y parece estar creciendo el número de adeptos mientras se desconoce a qué motivos responde.

A medio camino entre la leyenda urbana y hábitos rituales adolescentes. En ese punto se encuentra esta práctica consistente en colgar bien visibles en calles y vecindarios tus zapatillas deportivas.

La costumbre se ha extendido por todo Estados Unidos, con páginas web haciendo seguimiento de los casos que se van produciendo.

Internet y la prensa se preguntan a qué responden las zapatillas colgadas de cables de tensión.

Hay teorías para todos los gustos. Una de las más extendidas apuntan a que sirve para señalar sitios donde se venden drogas o donde se celebran fiestas en las que se consumen. Otra más siniestra explicaría que se deben a muertes de miembros de bandas locales, o para marcar el territorio. También se le atribuyen significados más simbólicos y metafísicos, como señalar el fin de una carrera universitaria, una boda o el fin de una etapa vital. Otros apuntan a que el origen está en el ejército, como rito que señala la superación del entrenamiento básico.

La aparición de zapatillas colgadas de cables de tensión en películas como Wag the Dog (con Robert de Niro y Dustin Hoffmann) y Big Fish (de Tim Burton) añade más misticismo a esta práctica aparentemente inocente.

Lo que si está claro es que mi primo no es un ciempiés y que pronto podrá organizar una apadrinada multitudinaria de zapatos o de animarse a colgarlos rollo shoefiti, en su barrio se van a quedar una temporada a oscuras y sin teléfono fijo.

3 comentarios:

  1. Bona opció... Em dedicaré al Shoefitti!!!!! Brutal, clar que sí.

    Mercès.

    ResponderEliminar
  2. Ferrandis1:28 p. m.

    Vitorino!!! això ho fan i ho feien quan les bambas estaven ja gastades i les penjaven en els cables del voltant de la pista de futbol o basquet com a record..no té cap altre explicació, a Panamá tb ho feien...
    Una altre coseta...t'has de mirar aixo..espero que t'agradi:
    http://www.minijuegos.com/juegos/html/index.php?id=7147

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:07 p. m.

    cool blog!

    ResponderEliminar